Son muchos los problemas a los que se enfrenta la sociedad hoy en día: paro, injusticias sociales, marginación, falta de ayudas sociales, bajo nivel educativo y cultural, pero hay un factor que se ha convertido en la lacra de millones de jóvenes en todo el mundo; las drogas.

Es fácil  entrar en el mundo de la drogadicción, pero lo realmente complicado es salir, y mucho más difícil aún, salir indemnes. Por eso, es tan importante la labor que realizan los centros de desintoxicación, ayudando a miles de personas cada año a abandonar viejos hábitos nocivos y a comenzar una vida nueva.

Consecuencias del consumo de drogas - Narconon Mediterraneo

Consecuencias del consumo de drogas – Narconon Mediterraneo

Las drogas tienen efectos muy perjudiciales, tanto sociales como psicológicos. Destrozan las vidas de consumidores, amigos y familiares, la mayoría de ellos muy jóvenes, con toda una vida por delante.

Seguramente conoces de primera mano a personas o allegados que han sufrido, o sufren en la actualidad, las consecuencias del consumo de las drogas. Si es así, no dudes en pedir ayuda a la familia o contacta con Narconón Mediterráneo, un centro de desintoxicación avalado por su larga trayectoria y por una inmensa cantidad de testimonios que confirman el éxito de sus terapias.

Para evitar la tentación del consumo de estupefacientes debemos ser muy conscientes de los graves problemas que nos acarearán tarde o temprano a nuestras vidas. Sabe con certeza el evidente deterioro a la que se verá sometida nuestras vidas tal vez evite a más de uno transformarse en adicto.

Entre las consecuencias del abuso de drogas podemos señalar:

  • Trastornos fisiológicos y psicológicos. Entre los trastornos fisiológicos tenemos el síndrome de abstinencia, convulsiones, cambios en el ritmo cardiaco, deterioro del sistema nervioso central, etc. Entre los trastornos psicológicos encontramos: alucinaciones, tendencias paranoicas, depresión, neurosis, etc.
  • Deterioro y debilitamiento de la voluntad. El drogadicto se vuelve un esclavo de la droga, llegando a hacer lo que sea para conseguirla, sin importarle las consecuencias.
  • Deterioro de las relaciones personales. El drogadicto ya no es capaz de mantener relaciones estables, ya sea con familiares o amigos. Muchas veces roba o engaña para poder conseguir droga, lo cual deteriora aún más sus relaciones, llegando a quedarse solo y sin apoyo en muchos casos, lo que dificulta su recuperación.
  • Baja el rendimiento en el trabajo o en el estudio. Se llega al grado de abandonar metas y planes, recurriendo a la droga como única “solución” y vía de escape.
  • Consecuencias sociales: el drogadicto puede verse involucrado en agresiones o conflictos. Bajo la influencia de la droga se pueden llegar a cometer crímenes, tales como robos o asesinatos.
  • Consecuencias económicas: El uso de drogas puede llegar a ser muy caro, llevando al drogadicto a destinar todos sus recursos para mantener el consumo.

Las drogas no solamente tienen consecuencias negativas para quienes las usan. También se ven afectadas las personas que rodean al drogadicto, especialmente las de su entorno más cercano, como familiares y amigos. No es sólo la vida del drogadicto la que está en juego. Por eso, no lo dudes ni un instante. Si conoces a alguien que esté pasando por el infierno de la droga, pide ayuda. Acude a profesionales de centros de rehabilitación, ellos sabrán qué hacer en todo momento y abrirán una puerta de esperanza para esa persona y su familia.

Consecuencias del consumo de drogas. 2ª Parte.

El Ministerio de Sanidad y Consumo, la Secretaría General de Sanidad y la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, publicó una tirada de 4 millones de ejemplares de la celebrada Guía sobre las drogas, en la que se enumeran las diferentes drogas que existen: el tabaco, la cocaína, la heroína, alcohol, cannabis y las drogas de síntesis, describiendo sus características y los peligrosos que conlleva su consumo.

Tanto si estamos hablando de consumidores causales o habituales, las consecuencias de la drogadicción son igual de graves. Las más comunes son:

  • Adicción. Es el motor que mueve el hábito del consumo. La adicción es una enfermedad, pues afecta al funcionamiento normal del organismo y repercute directamente sobre el cerebro. Es lo más difícil de superar y se necesita ayuda especializada, como la que ofrece Narconón Mediterráneo, un centro de desintoxicación, líder en la lucha contra las drogas por su sistema 100% natural, con demostrada eficacia a través de los testimonios de las personas y familiares de víctimas que ya han superado su adicción y han recuperado sus vidas.
  • Síndrome de Abstinencia. El consumo frecuente de drogas, lleva consigo el síndrome de abstinencia, que son las reacciones físicas y psicológicas que acarrea la no ingesta de estas sustancias: decaimiento, depresión, desgana o episodios de nerviosismo, ansiedad y una pérdida progresiva del control de las emociones.
  • Deterioro del sistema nervioso central. Toda estimulación química produce efectos sobre la actividad y función del sistema nervioso central, que pueden llegar a ser irreversibles: problemas en la coordinación, percepciones sensoriales y el lenguaje.
  • Pérdida de Autoestima y sentimiento de culpa. Un consumidor dependiente es consciente de la lamentable situación que vive y esto conlleva un sentimiento de culpa y la pérdida de autoestima. Desaparece el amor por uno mismo y la esperanza.
  • Aumenta la probabilidad de adquirir graves enfermedades. Trastornos vasculares, cirrosis y hepatitis son las enfermedades más frecuentes en consumidores de drogas.
  • Existe una relación directa entre la soledad o asilamiento y la droga. El drogadicto vive por y para su dosis de droga, nada más le importa.
  • Tendencias paranoicas. El cerebro es una de las víctimas de la ingesta de la droga, la perdida de neurotransmisores, y de la parcial funcionalidad de diferentes perfiles del cerebro, llega a producir sensaciones paralelas y paranoias ligadas a la esquizofrenia.
  • Consecuencias económicas. Consumir habitualmente una droga es caro; el gasto único dirigido a la adicción repercute en la economía familiar y personal.
  • Debilita el sistema inmunológico. Ataca directamente al sistema inmunológico y el adicto se vuelve cada vez más indefenso contra infecciones o enfermedades.
  • El insomnio repercute en el descanso y una persona que no descansa correctamente tiene mermadas sus aptitudes, corrompiendo su personalidad y habilidad social.

Como puedes observar las drogas destrozan por completo a la persona afectada, pues deriva sus efectos negativos en todos los aspectos de la vida: físico, emocional y social.

Puedes contactar con nosotros en:955 28 60 26 – 693 023 918 O a través del siguiente e-mail